27 Aug, 2014
Text Size
Viernes, 15 Octubre 2010 12:10

Los mismos argumentos de los esclavistas y del nazismo

Rate this item
(1 Vote)

Madrid (España), 14 Oct. 2010
 
El Centro Jurídico Tomás Moro llamó la atención sobre las palabras de la ministra Aído acerca de que el concepto de ser humano es opinable y que, por lo tanto, se puede abortar, y explicó que la posición de la ministra es sumamente peligrosa porque relativiza la vida humana. Sus afirmaciones son contrarias al derecho natural que enseña que el derecho a la vida es una realidad absoluta, incuestionable, y que constituye el derecho primero y básico de cualquier ser humano. Igualmente, esas afirmaciones son contrarias no sólo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino también a numerosos tratados y convenios.


     El Centro disiente firme y amargamente de las afirmaciones realizadas por la ministra Aído, porque “no sólo son inciertas, sino falaces e incompatibles con el cargo de Ministra que ostenta", y defiende que "la vida surge desde el momento de la concepción".

     Aído, alerta el Centro Tomas Moro, hizo gala una vez más de incongruencia lógica y jurídica. Su afirmación de que “abortar no supone acabar con una vida humana porque sobre el concepto de ser humano no existe una opinión unánime" es completamente inveraz, ilógica y peligrosa para la sociedad que va contra las evidencias científicas.

     El afirmar que no existe opinión unánime sobre lo que ha de entenderse por vida, y remitir dicha consideración a las creencias filosóficas, morales y sociales, alejando la discusión del único terreno posible, el científico, es una afirmación sumamente peligrosa al relativizar la vida humana. En este sentido, sus afirmaciones son contrarias al derecho natural, que enseña que el derecho a la vida es una realidad absoluta, incuestionable, y que constituye el derecho primero y básico de cualquier ser humano. Igualmente, dichas afirmaciones son contrarias no sólo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino también a numerosos tratados y convenios internacionales suscritos por España.

     En este sentido, resulta sumamente peligroso que la Ministra use los mismos argumentos que utilizaron los antiabolicionistas del siglo XIX para defender la esclavitud, o que usó el régimen nazi para justificar la persecución de judíos, cristianos y gitanos.

     Finalmente, el Centro Jurídico, cree que la titular del Ministerio de Igualdad debería retractarse públicamente de sus afirmaciones, al ser claramente incompatibles con los Derechos Humanos, con nuestra Constitución, con los más elementales principios científicos, y sobre todo, por ser dichas afirmaciones contrarias al derecho natural.

Read 1247 times Last modified on Viernes, 15 Octubre 2010 12:12